City tours judaicos,
Servicios turísticos y Asesoramiento al viajero judio
en todo Latinoamérica

Argentina


Historia de la inmigración judia

Judíos que huyeron de la Inquisición se establecieron en Argentina pero se asimilaron a la sociedad argentina “no-judía.”
Durante la época colonial estuvo prohibida la permanencia de personas de fe judía. A pesar de eso, muchos de los comerciantes portugueses eran judíos sefardíes, pero no emergió ninguna comunidad hasta después de la independencia de la República Argentina.
Después de 1810 judíos especialmente de Francia y otras partes de Europa occidental, comenzaron establecerse en Argentina.
En el año 1853, comenzó la existencia del judaísmo argentino como comunidad. En el año 1862 se creó la actual Congregación Israelita de la República Argentina.
En 1876 el gobierno argentino autorizó el ejercicio de otras religiones. Para fines del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX, muchos judíos askenazí llegaron al país desde Europa Oriental, huyendo de persecuciones y pogromos. Varios de ellos y fundaron la colonia Moisesville, en la provincia de Santa Fe.

Entre los años 1885 a 1889 un total de 2.385 judíos llegaron al país, a bordo del barco Weser, a causa de la intensificación de las amenazas de expulsión de los judíos de las zonas rusas.
En 1888 se publicó en Buenos Aires el primer periódico escrito con caracteres hebraicos, con el nombre de El Fonógrafo Hebraico.
Luego, en el año 1889 llegaron de Alemania unos 1.200 inmigrantes, una vez más a bordo del Weser y el Bremer provenientes de Ucrania.
En 1890, la Argentina lanzó su plan de inmigración, lo que trajo como consecuencia que desde 1891 hasta 1896 llegaran al país unos 20.121 judíos provenientes de Rusia y Rumania, instalándose, en su gran mayoría en Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe.
En 1891, el vapor Pampa rentado por el Barón Hirsch llevó 817 inmigrantes judíos desde Ucrania, Polonia, Lituania y Besarabia. Esta inmigración dio origen a las colonias de Carlos Casares y Entre Ríos.
A comienzos del siglo XX, la Provincia de Entre Ríos llegó a tener cerca de 170 colonias judías.
El 27 de septiembre de 1897 se colocó la piedra fundamental de la actual Sinagoga de la Congregación Israelita Argentina, en la calle Libertad 785, en Buenos Aires.
Entre los años 1906 y 1912, la inmigración judía aumentó a un ritmo muy acelerado, siendo la mayoría de Europa Oriental, también de Marruecos y el Imperio otomano. Los inmigrantes judíos en la Argentina rápidamente se adaptaron y llegaron a desempeñar un papel importante en la sociedad argentina.
En 1920, aproximadamente 150.000 judíos vivían en la Argentina.
A partir de 1928, oleadas de inmigrantes judíos llegaron desde Alemania y el resto de Europa ocupada, recibiendo alrededor de 45.000 judíos europeos.
A comienzos de los años cincuenta la inmigración judía comenzó a disminuir, al mismo tiempo que el país estableció relaciones con el Estado de Israel.
Durante los años noventa la comunidad judía ha sido objeto de dos grandes ataques terroristas, que siguen sin resolverse.
Actualmente, alrededor de 244,000 judíos viven en Argentina; el 80% de la comunidad judía reside en la capital federal y el resto en el gran Buenos Aires y en las principales ciudades del interior del país, así como en las colonias agrarias de las provincias de Entre Ríos y Santa Fe fundadas para albergar a los inmigrantes, de las cuales las mayores son hoy Basavilbaso, Moisesville, Villa Domínguez y Villa Clara.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hay barrios caracterizados por su cantidad de población judía, en la que se puede destacar Balvanera "once", Villa Crespo, Belgrano, entre otros. En varios de estos, también hay diversas sinagogas y clubes judíos.

Un poco sobre el país

La República Argentina es un estado soberano, organizado como república representativa y federal. Su territorio está dividido en 23 provincias y una ciudad autónoma, Buenos Aires, capital de la nación y sede del gobierno federal.
Tiene una extensión de 2.780.400 km² y una población de 40 millones de habitantes.
El idioma oficial es el español y el clima predominante es el templado.