City tours judaicos,
Servicios turísticos y Asesoramiento al viajero judio
en todo Latinoamérica

Aruba


Historia de la inmigración judia

En 1754, por un permiso especial de los reyes de Holanda, Moses Solomon Levie Maduro , un miembro prominente de una familia judía Sefaradí (Portuguesa) de Curaçao se estableció en Aruba, con su esposa e hijos. Los Maduro permanecieron en la isla hasta 1816.

Levie Maduro fué uno de los primeros europeos que llegara a las Indias Occidentales Holandesas. Él trabajaba para la Compañía de Indias Occidentales Holandesas (Dutch West Indies Company), y fundó una filial en Aruba. En 1994, Maduro & Sons, la principal compañía naviera en Aruba, celebró con orgullo 250 años de colonización judía por sus antepasados.

Otras familias judías se establecieron en la isla después de los Maduro (23 personas registradas en 1867) pero, aunque sus números aumentaron, nunca pudieron mantener una organización comunitaria como sus correligionarios en Curaçao. Por lo tanto, no siguieron un estilo de vida judío tradicional.

En la actualidad un grupo grande de residentes locales, descendientes de los judíos portugueses originales, reconocen con orgullo sus raíces judías, y comparten su herencia con judíos de Curaçao. Entre ellos podemos nombrar a las familias Maduro, Curiel, Robles, Nassy, López, Henríquez y otros.

Un pequeño cementerio en la ciudad, con nombres en las lápidas que el tiempo casi ha borrado, es la única evidencia física de la presencia judía en Aruba en siglos pasados.

La documentación histórica de los siglos 18 y 19 no está disponible en Aruba, ya que los viejos archivos gubernamentales que se guardaban en Curaçao fueron luego enviados a Amsterdam.

La comunidad recibió reconocimiento oficial del Reino Holandés el 1 de Diciembre de 1956, y Beth Israel fué inaugurada el 4 de Noviembre de 1962 (Cheshvan 8, 5723).

Un poco sobre el país

Aruba es una isla de las Antillas Menores, al noroeste de Venezuela y al sur del mar Caribe, justo al oeste de la isla de Curazao. Formó parte de las Antillas Neerlandesas, aunque desde el 1 de enero de 1986 es un País autónomo dentro del Reino de los Países Bajos, de forma separada a las Antillas Neerlandesas.
La isla es generalmente llana y sin ríos. Posee playas de arena blanca, localizadas en las costas oeste y sur de la isla; en el interior de la isla existen algunas colinas.
El turismo es el principal apoyo de la pequeña economía arubana, la mayor fuente de empleos de los habitantes de la isla.
Impera el multilingüismo, donde la mayoría de la población puede hablar más de cuatro idiomas. Al igual que en las islas de las Antillas Neerlandesas los idiomas oficiales son el papiamento y el neerlandés.
La moneda es el Florín arubeño (AWG).